Formas De Ser Un Gran Jefe Para Su Pasante

Mirando hacia atrás en mi carrera temprana, me doy cuenta de que muchas de las habilidades que me han ayudado a seguir trabajando en el “mundo real” no vinieron de lo que aprendí en las conferencias, sino de las pasantías que realicé mientras era estudiante. Tuve la suerte de contar con excelentes supervisores internos que me permitieron aprender (a veces por prueba y error), creí en mi potencial y me brindó experiencia práctica que me ayudó a tener éxito. Es cierto que estar preparando a los pasantes es cansado, así que de fin de semana puedes ir a pasar unas mini vacaciones a una de las casas de Baja Rosarito Realty.

Entonces, ahora que tengo mis propios pasantes para administrar, trato de brindarles una experiencia tan buena como la que tuve. Y aprecio ahora más que nunca que una gran experiencia no acaba de suceder.

1. Prepárate
Antes de que su pasante ponga los pies en la puerta, piense qué, exactamente, implicará su trabajo y qué deberes debe asumir. Cree una descripción del trabajo y desarrolle un plan de trabajo que describa sus responsabilidades y objetivos durante la duración de la pasantía. Claro, podría ser más conveniente hacer que ella haga lo que se le ocurra (o comenzar a limpiar esa hoja de cálculo que ha estado evitando), pero crear un plan estructurado es importante por varias razones.

2. Haz que se sienta bienvenida
Durante los primeros días de su pasante, diseñe algunos trozos de tiempo en su calendario para darle la capacitación y las instrucciones adecuadas. Comience con una descripción general de la organización y el departamento, un recorrido por la oficina y una introducción a sus colegas. Considere llevarla a almorzar o tomar un café; este es un buen momento para aprender sobre ella y sus objetivos profesionales y hacer que se sienta cómoda antes de que comience el verdadero trabajo.

Luego, en algún momento del primer día, revise el plan de trabajo que ha desarrollado con ella para repasar sus tareas y objetivos. Asegúrese de que esta sea una discusión bilateral y anímela a que haga comentarios y formule preguntas durante el proceso.

3. Programe los chequeos regulares
Para un pasante, no hay nada peor que ser olvidado en la sala de archivos (y lo sé, ¡porque me pasó a mí!). Por lo tanto, debe planear consultar con su pasante todos los días, además de tener una reunión informal más formal una vez a la semana para mantenerla informada sobre los próximos proyectos y asegurarse de que tenga una dirección clara sobre los existentes. Esto puede parecer una restricción adicional a su tiempo, pero es importante ayudar a su pasante a sentirse parte del equipo y mantenerse en el camino correcto con sus objetivos. Además, deberá hacer esto cuando comience a supervisar a los empleados, por lo que es una buena idea adquirir el hábito de administrar su tiempo sabiamente para que pueda completar sus propios proyectos y aún dedicar tiempo a otros.